La Ciudad del Vaticano es el gran referente religioso, pero ahora el pequeño país podría convertirse también en una referencia de sostenibilidad. Y es que este microestado europeo pretende ser el primer país libre de CO2 del mundo. Para ello, ¿qué mejor que predicar con el ejemplo?

El máximo representante de la Iglesia, El Papa Francisco siempre ha mostrado una actitud proactiva en la lucha contra la contaminación medioambiental utilizando fuentes renovables y promoviendo la movilidad eléctrica. Sin embargo, ahora ha decidido dar un paso más y se moverá de un sitio para otro en un coche eléctrico. En concreto, en un Opel.

La semana pasada, en el marco de la conferencia  ‘Laudato Sì: la Sostenibilidad de la Comunicación e Innovación’, el presidente y consejero de la compañía alemana Opel, Karl-Thomas Neumann, entregó al Papa Francisco un nuevo Opel Ampera-e.

Se trata del novedoso modelo que, según la compañía “redefine la electromovilidad con su autonomía eléctrica de 520 km basado en NEDC”. Y es que Opel es una de las compañías que pretende, con este modelo desafiar el problema de la autonomía de los eléctricos y democratizar este tipo de transporte.

Relacionado:  La próxima crisis del petróleo será causada por los coches eléctricos y la energía solar

Por este motivo, Neumann no dudó en mencionar “el orgullo que supone que como Opel pueda contribuir a los ambiciosos objetivos de la Ciudad del Vaticano. Nuestro nuevo Ampera-e hará que la movilidad eléctrica sea factible para el uso diario sin ningún tipo de compromiso.”

Precedentes eléctricos

No obstante, esta no es la primera vez que el Papa Francisco se sube a un coche eléctrico. El pasado marzo, en su ochenta cumpleaños el grupo alemán  Wermuth Asset Management GmbH y la plataforma italiana para la gestión de la movilidad eléctrica DriWe, le regalaron el uso gratuito de un coche eléctrico durante un año.

¿Con que coche? Le dieron a elegir entre un Nissan Leaf y un Tesla Model S. Jorge Mario Bergoglio (El Papa) siguiendo la linea de su encíclica ecológica ‘Laudato Si’ se decantó por un Nissan. Hay, además, otros precedentes ya que en 2012, Renault regaló al actual Papa emérito Benedicto XVI,  dos coches eléctricos.

banner-paginas
COMPARTIR