La Diputación de Guipúzcoa impulsa, con cinco comarcas de la provincia, el aumento del uso de energías renovables y la reducción de la dependencia y pobreza energética. Se trata de nuevos planes energéticos que, para José Ignacio Asensio, diputado de Medio Ambiente “deber ser el soporte para iniciar el largo recorrido que tenemos que abordar de manera colectiva”, y todo ello, aseguró, “para reducir al máximo la dependencia y los niveles de pobreza energética”. Por eso, remarcó que el objetivo es que, al final de legislatura, todas las comarcas tengan su propio plan y trabajen conjuntamente en el marco de la Mesa de Energía del territorio


José Ignacio Asensio protagonizó la firma del acuerdo, junto con representantes de las Agencias de Desarrollo de las comarcas de Debabarrena, Oarsoaldea, Tolosaldea, Urola Erdia y Urola Garaia. Este convenio de colaboración para el impulso de los planes de energía en las respectivas comarcas contempla la dotación económica -para cada una de ellas- de 50.000 euros. Este año se ha sumado al acuerdo la comarca de Urola Garaia, a través de Uggasa, aunque el objetivo del Departamento es que para finales de legislatura todas las comarcas de Gipuzkoa cuenten con su propio plan de energía, avanzándo así en la hoja de ruta que conduce a la sosteniblidad energética de todo el territorio.

Asensio insistió en que, en próximos años, esperan que “las otras comarcas del territorio, algunas de ellas que se encuentran ya elaborando sus propios Planes de Energía, se puedan ir incorporando a este marco de trabajo compartido y estructurado en base a la Mesa Territorial de Energía Sostenible y Pobreza Energética”. El diputado reconoció que su Departamento está trabajando con el fin de reducir la pobreza y la dependencia energética y comenzar una transición hacia un modelo energético sostenible. Se trata de unos planes que juegan “un papel estratégico en el desarrollo de la estrategia foral de energía sostenible y prevención de la pobreza energética”, aseguró.

Precisó, además que para ser eficaces “tanto en materia de ahorro y eficiencia energética como en generación distribuida por medio de renovables, y también para ir a modelos de negocio de la energía socializados y con una distribución equitativa de rendimientos, hay que gestionar desde el ámbito local y comarcal”, muy próximos a los puntos de consumo, “cerca de la localización de las fuentes renovables para autoconsumo y cerca de los intereses de la ciudadanía”, aseguró.

Relacionado:  Seis meses para auditar la eficiencia energética de instalaciones y alumbrado público

Gracias a esta colaboración y al impulso y coordinación de las agencias de desarrollo económico comarcal y a la colaboración de los ayuntamientos, de las agencias de desarrollo comarcal y, en algún caso, de algunas asociaciones ciudadanas en estos momentos cinco comarcas de Guipúzcoa, que agrupan a 48 municipios tienen ya elaborados sus respectivos planes de acción en energía. Quieren responder así a la inquietud ciudadana que existe sobre el coste cada vez mayor de la energía y a un marcado interés por el desarrollo de las energías renovables y por la reducción de su dependencia energética.

Los planes recogen un rico catálogo de acciones de reducción de la dependencia y pobreza energética, con iniciativas muy pegadas a la ciudadanía y que combinan la cuestión ambiental con las necesidades sociales y la dinamización de la economía local con el fin de convertir a estas comarcas en comunidades energéticamente eficientes. De hecho, las acciones llevadas a cabo el pasado año por parte de las agencias de desarrollo se centraron fundamentalmente en tres ámbitos de actuación:

  • Sensibilización, formación y comunicación para la ciudadanía en general y otros colectivos en particular (hogares, empresas y comercios).
  • Pobreza energética: diagnóstico y pequeñas medidas correctoras.
  • Fomento de la eficiencia energética en el sector público (dependencias municipales y alumbrado público), sector primario (explotaciones agrarias), terciario (comercios y establecimientos turísticos) y pequeñas industrias.

La Diputación subvencionará la realización de estudios y planes que tengan como objeto el impulso tanto del uso de las energías renovables como del ahorro y la eficiencia energética en las comarcas. En concreto, se van a subvencionar estudios y planes para la mejora de la eficiencia energética en edificios públicos y para implantar instalaciones de producción de energía en base a energías renovables, así como, redes de calor de distrito (district heating) y redes de electricidad distribuidas alimentadas con energías renovables, sin olvidar aquellos estudios y planes de reducción (corrección y prevención) de la pobreza energética que deseen elaborar las diferentes comarcas.

banner-paginas