Sí, lo ha vuelto a hacer. Durante lo que va de semana se han filtrado varias informaciones que aseguran que el mismísimo Donald Trump ha dado órdenes a su equipo de tramitar la retirada del Acuerdo de París, lo que ha causado una reacción (y no muy buena, por cierto) a nivel mundial.

Cada dirigente político, cada cargo importante de cualquier rincón del globo se ha pronunciado y, casi por mayoría absoluta, lo consideran “decepcionante“. Europa, por su parte, ya ha anunciado que le plantarán cara pues “está en juego el futuro de todos, y no podemos permitir que nadie hipoteque el futuro de nuestras familias“.

Y Europa no está sola. Hace ya una semana, se alió con Canadá y China para defender el Acuerdo de París frente a Trump. El comisario de Energía y Acción Climática, Arias Cañete, hizo uso de Twitter, imitando al presidente norteamericano, para decir que “el mundo puede contar con Europa para mantener el liderazgo en la lucha climática global”. Y el vicepresidente del Ejecutivo comunitario responsable de la cartera energética, Maros Sefcovic, ha añadido que no cree que la decisión cambiara el curso de la humanidad recalcando que la UE no contempla “ningún plan B”.

También India está con Europa, China y Canadá, y es que su primer ministro asegura que su compromiso con el cumplimiento del Acuerdo de París seguirá intacto, a pesar de que su vecino predilecto se retire. “Desde el punto de vista moral, sería un delito” degradar el medio ambiente además de que “el mundo no solo está interconectado, también es interdependiente”.

“Esto es una guerra sucia, se utiliza un medio solvente para hacer creíble ese anuncio pero lo que subyace de todo eso es una pelea muy fuerte entre dos grupos que rodean al presidente”, explica Teresa Ribera, directora del IDDRI, “él es como un niño caprichoso y consentido, no hay más que ver lo que ocurrió en el G7, que fue una puesta en escena lamentable”.

Relacionado:  Reconocimiento internacional para el sistema de Gestión de energías de Mutua Madrileña

En ningún momento se habla de las consecuencias económicas que puede provocar la retirada, pero es probable que Estados Unidos pierda acuerdos y contratos importantes debido a la decisión tomada por la administración norteamerciana. En cierto modo, Estados Unidos se estaría desplazando del mundo y no podría participar ni opinar en aspectos de gran relevancia. ¿Creará el proteccionismo de Donad Trump un estado de aislamiento en el país norteamericano?

Respecto a lo que respecta a las organizaciones ecologistas, Greenpeace España no está muy convencida de lo que puede llegar a pasar, y critica duramente la flexibilidad del Acuerdo de París, que permite incluso cambiar el Plan Obama, lo que supondría un giro radical en las políticas pro-eco y clima impulsadas por antiguo presidente d elos Estados Unidos de América.

Otros pesos pesados, en este caso del sector tecnológico y empresarial, Elon Musk, ha advertido que “dimitirá del consejo de empresarios que aconseja al presidente estadounidense, si EEUU se retira del acuerdo climático de París”.

Y el senador demócrata Bernie Sanders ha señalado que la eventual salida de su país del Acuerdo de París supondría un “terrible error”. Para el que compitió con Hillary Clinton en las pasadas elecciones de EEUU, “es una crisis de extraordinarias consecuencias que exige una estrecha cooperación internacional”, pero en el país hay mucha gente comprometida contra el cambio climático, tomando medidas e invirtiendo miles de millones en la reducción de emisiones. “Al margen de lo que diga o haga Trump, no penséis que el pueblo de EEUU está dando la espalda a esta crisis”, ha dicho.

Donald…. ¿Estás seguro?

Fuente; elperiódicodelaenergía