Gaestopas apuesta una vez más por la seguridad tras lanzar al mercado su último producto: unas cajas antifuego para instalaciones especiales. Se trata de unas cajas naranja butano fabricadas con material autoextingible VO, que evitan que haya un incendio en el caso de que se de un corte circuito.

Las cajas antifuego estancas E90 se fijan a la pared con unos tacos de anclaje de acero tratado especialmente para soportar altas temperaturas. Es por eso que se convierten en el seguro ideal para ser instaladas en cualquier lado; ya sea en lugares públicos, zonas de seguridad y de evacuación de emergencia o en ambientes corrosivos con mucha humedad o temperaturas ambientes extremas.

Adaptabilidad. Una de las mayores ventajas de este producto. Y no sólo al entorno, sino que la seguridad está garantizada en instalaciones de generación eléctrica, de detección de incendios, y sistemas de protección en general, como lo son las alarmas de detección de humo. Los habitáculos de ventilación de escape de gases y las bombas contra incendio y circuito “springlers” tampoco se quedan exentos de poder hacer uso de las cajas de Gaestopas.

Relacionado:  GAESTOPAS apoya una maratón de datos para combatir el cáncer infantil

Se podría describir el producto de la compañía vasca como una encarnación del popular dicho “ más vale prevenir que curar”. Estas cajas antifuego pueden evitar el peligro si cubren cualquier tipo de cables como estos : Tumka, Dätwyler, Eupen, Nexans, Pirelli, Studer Leoni, Prysmian.

Gaestopas además, cuenta con una serie de accesorios que se pueden adquirir junto con las cajas. Entre ellos se encuentran, los prensaestopas y contratuercas, así como conectores cerámicos de distintos tamaños. Eso sí, todos los complementos cuentan también con las características necesarias que los cataloga también como “antifuego”. entre las que destacan la capacidad de aislamiento clase II y que son libres de halógenos.