Con la ayuda de Schneider Electric, el nuevo edificio del South Australian Health and Medical Research Institute (SAHMRI) se ha convertido en uno de los edificios más innovadores, sostenibles e inteligentes de Australia, con un ahorro previsto de entre el 15 y el 30% en el gasto energético.

El edificio ha sido concebido desde el primer momento con un sistema integrado de gestión de edificios de Schneider Electric, EcoStruxure, que proporciona la máxima eficiencia, flexibilidad, escalabilidad y interoperabilidad a las instalaciones.

El sistema de gestión se integra y comunica con más de 50.000 puntos de los edificios, ayudando a tomar decisiones informadas.

Se prevé también un ahorro del 40% en agua potable, gracias a un diseño inteligente del consumo de agua de las instalaciones.

Schneider Electric, especialista global en gestión de la energía y automatización, ha sido partner clave en el diseño, contrucción y gestión de las nuevas instalaciones del South Australian Health and Medical Research Institute (SAHMRI), ubicado en Adelaida. Con una arquitectura futurista, en forma de diamante, el edificio es uno de los más inteligentes y sostenibles de Australia, diseñado y pensado para fomentar la creatividad y la productividad de los investigadores que trabajan en él, con el apoyo de los expertos y de las soluciones de gestión energética de Schneider Electric.

El equipo del SAHMRI necesitaba crear un entorno adecuado para acompañar sus investigadores con los parámetros ambientales más adecuados que garantizaran su eficiencia, productividad y creatividad. El objetivo era crear una instalación que maximizara la eficiencia de las operaciones, la conservación de la energía y la seguridad, cumpliendo al mismo tiempo con la normativa y alcanzando las mejores certificaciones de edificios sostenibles. La instalación ideal debía proporcionar la capacidad y flexibilidad necesaria para responder a los nuevos y constants retos de investigación médica, con laboratorios y equipos de vanguardia y una infraestructura tecnológica inteligente y “responsive”.

A nivel técnico, los objetivos eran crear un ambiente seguro con sistemas operativos eficientes y gestión de incidencias; aprovechar al máximo la tecnología para proporcionar la información correcta y adecuada mediante una interfaz coherente e integrada; proporcionar datos integrados para gestionar las operaciones, la continuidad del servicio y la eficiencia energética; implementar una solución tecnológica integrada que proporcione eficiencia, productividad y sostenibilidad; y utilizar sistemas flexibles y escalables para adaptarse a los cambios futuros.

La clave del éxito fue la apuesta por Schneider Electric y su solución EcoStruxure ya desde la fase de diseño de las instalaciones. EcoStruxure integra los sistemas de construcción de SAHMRI en una sola plataforma que incluye calefacción y refrigeración, gestión de energía, seguridad y controles de laboratorio, para proporcionar eficiencia y flexibilidad en todo el edificio.

Relacionado:  Ledvance lanza la nueva tarifa de Soluciones LED para el canal profesional

Además del sistema de gestión del edificio, el edificio se ha equipado con:

  • Un sistema de medición inteligente que proporciona datos en tiempo real sobre el consumo de energía y agua.
  • Un diseño eficiente del agua, incluyendo la recolección de agua de lluvia y la reutilización de agua de proceso de una planta de ósmosis inversa, eliminando la necesidad de usar agua potable en torres de enfriamiento e inodoros.
  • Seguridad y control de acceso. El sistema está equipado con 24 zonas de bloqueo que pueden ser activadas con una interfaz gráfica. El sistema también puede distribuir automáticamente alertas de seguridad a los administradores de laboratorio por correo electrónico y SMS.

Resultados

Gracias a la cuidadosa planificación estratégica el SAHMRI ya está obteniendo beneficios ambientales y económicos. Actualmente, el centro de investigación prevé un 18% de ahorro energético total del edificio, un ahorro de agua potable del 40%, gracias a dispositivos de ahorro del agua y a medición y monitorización continua. También se prevé una mejora en la calidad del aire interior, superando en un 50% el MVR (Minimum Ventilation Rate), con el consiguiente impacto positivo en el bienestar de los ocupantes.

Noemi Sobrino, Vicepresidenta de Ecobuildings de Schneider Electric España comenta: “Las instalaciones del SAHMRI demuestran cómo un enfoque holístico, basado en sistemas integrado de gestión de de edificios, es capaz de generar una importante eficiencia energética y de operaciones, a la vez que proporciona una infraestructura de edificio inteligente a largo plazo.”

A través de este sistema integrado, el instituto tiene la capacidad de optimizar su gasto energético en los próximos años entre un 15 y un 30%. El SAHMRI cuenta ahora con un sistema centralizado que permite la monitorizción continua, que permite mejorar sus operaciones. La detección de fallos y los diagnósticos automáticos proporcionan inteligencia y resultados operativos basados ​​en la información (no sólo en los datos) para la toma de decisiones con un enfoque basado en hechos. Además, el SAHMRI es el primer laboratorio en Australia que ha obtenido la certificación LEED® Gold (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental), un programa de certificación de edificios verdes que reconoce las mejores estrategias y prácticas de construcción. Es reconocida en todo el mundo como la principal certificación en construcción ecológica.