• Presidente de AVELE, Asociación Española para la Promoción de la Movilidad Eléctrica, Ex Presidente de la Asociación Mundial del Vehículo Eléctrico, WEVA y de AVERE, Asociación homónima de ámbito europeo.
  • Fue presidente de EVS27, congreso internacional que se celebró por primera vez en Barcelona En 2013.
  1. ¿El siglo XXI será la época del vehículo eléctrico?

La humanidad, en general, ha empezado el siglo XXI con muchas esperanzas. El desarrollo industrial en todas las ramas incluido en el sector del transporte público y privado, los acumuladores de energías y los avances tremendos en tecnologías de la información, son las esperanzas reales hasta que se consiga acceder a nuevos planetas en otros sistemas solares. Desafortunadamente, en la segunda decena del siglo los poderes políticos no solo en Europa y España sino también del otro lado del atlántico, han dado marcha atrás. El rumbo está cambiando, tanto que los poderes están yendo en contra de los científicos y sus resultados ampliamente demostrados; niegan el calentamiento global y la contaminación en las ciudades, poniendo hasta impuestos sobre el autoconsumo y las energías limpias, en el caso de España.

El Físico, Matemático y mejor alumno del Sr. Hawking de la Universidad de Cambridge, el Dr. Christophe Galfard, en su obra maestra “El Universo en tu mano” dice lo siguiente: “He escrito este libro para que la gente pueda tener una opinión propia. Sin conocimiento científico, la democracia es más complicada. Los políticos dicen tantos disparates… La verdad no es muy importante para ellos, en general. En la investigación científica, en su conjunto, hay honestidad. Los individuos siempre pueden decir tonterías, pero se puede confiar en el conjunto de la comunidad científica porque hay un sistema de verificación. Hay una verdad actual, que puede evolucionar, pero que está ahí. Es agradable saber que hay una parte de la población mundial que sirve a la humanidad y no está ahí por el poder, sino por la alegría del descubrimiento.” Eso sí que es una esperanza real. AVELE y sus miembros, durante estos largos años, a través de las investigaciones, el desarrollo de prototipos, la consecución de patentes y publicaciones es una parte muy pequeña de esta gran familia mundial de científicos. Por ello pensamos que el transporte, el mayor responsable de la contaminación mundial, con 1200 millones de vehículos en las carreteras, ha de cambiar sí o sí. No basta cambiar el motor de gasolina o diesel por un motor eléctrico, hay que cambiar el modelo energético y la mentalidad de consumo. Desde la creación de AVELE en 2006 tenemos claro que, si el motor de combustión interna fue el motor de arranque de la industria del petróleo en el siglo XX, indudablemente el motor eléctrico iba a ser el motor de arranque de un nuevo modelo energético basado en las energías renovables en el siglo XXI. Afortunadamente las cifras a nivel mundial confirman que la movilidad eléctrica esta vez ha venido para quedarse.

 

 

  1. ¿Cuáles son las principales funciones que desempeña AVERE, y más en concreto, AVELE?

AVERE, asociación Europea para la movilidad eléctrica, fue creada en 1978 con el apoyo de la Unión Europea. Su papel ha sido defender la movilidad eléctrica y sostenible de los poderosos lobbies del petróleo y gas en Bruselas. AVELE, como casi todas las asociaciones nacionales en Europa, nació en los centros de investigación y universidades. AVELE llegó a organizar el más prestigioso evento científico del mundo de la movilidad sostenible que se celebró para primera vez en España después de 44 años de existencia. Participaron 1.300 científicos e investigadores y 4.000 profesionales provenientes de 57 países. Se celebró en Barcelona, en noviembre de 2013. AVELE sigue en esta línea, dedicándose a la sensibilización de la ciudanía a través de la educación e información para difundir las realidades demostradas por los científicos. Desde AVELE nos consideramos como una parte muy pequeña de esta familia de científicos con criterios, humanistas y defensores del planeta cuyo objetivo no es ni el poder político ni el económico.

 

  1. ¿Por qué el público del vehículo eléctrico es, en su mayor parte, el conductor privado? ¿No es el transporte público un sector esencial para obtener menos impacto medioambiental?

El público del vehículo eléctrico es, en su mayor parte, el conductor privado por la misma razón que el público del vehículo de combustión interna es, en su mayor parte, el conductor privado.

La educación individualista del último siglo transmitió el modelo “una persona un coche”. Hoy en día tenemos que reivindicar el desarrollo de los procesos de participación, convencer del uso del transporte público y cambiar esta mala costumbre. Pero la real y actual situación de alta contaminación en la mayoría de las ciudades del mundo son los mejores profesores de la vida. Nos obligan a cambiar nuestras malas costumbres. La Sra. Thatcher decía “si un chico de 26 años todavía usa el metro o el transporte público es un fracasado” fueron estas declaraciones y las que aún usan nuestros representantes políticos las que modelan los comportamientos.

“Margaret Thatcher decía que si un chico de 26 años todavía usa el metro o el transporte público era un fracasado, declaraciones que aun usan nuestros representantes políticos y que modelan los comportamientos”

 

  1. ¿Cree que se necesita más voluntad política para que la implementación del coche eléctrico sea una realidad? (infraestructuras, legislación, etc.)
Relacionado:  EFICAM la nueva cita de asistencia obligada para las empresas integradoras

Indudablemente. Basta comparar el número de vehículos eléctricos en los países fríos, como Noruega, con 7 millones de habitantes, donde circulan más de 100.000 vehículos, con España, con 45 millones de habitantes, donde el número de vehículos apenas llega a las 20.000 unidades. La diferencia entre países claramente está en la legislación y la implicación de los gobernantes en el desarrollo de las infraestructuras; uno impone un impuesto sobre el sol y reduce cada año su plan de ayuda para los vehículos eléctricos (plan Movea, antiguo Movele), el otro, justo al revés, libera de los impuestos y da muchas más ventajas a la movilidad eléctrica.

 

  1. ¿Está ahora el consumidor dispuesto a pagar más por un coche eléctrico?

Seguro que no, ni ahora en esta “salida de crisis” ni nunca. Lo que tenemos que hacer es convencernos a nosotros mismos y a nuestros vecinos que, con un coche de lujo de 2 toneladas, no podemos llevar a nuestros niños al colegio, a 5 kilómetros de distancia, ni podemos andar con ellos en los centros de las ciudades.

La educación y el consumo responsable son las claves. Si la ciudadanía cambiase de criterios y llegase a pedir masivamente a los fabricantes coches más pequeños, ligeros y no contaminantes para las ciudades, bajaría más rápidamente el precio de los vehículos eléctricos.

“La educación y el consumo responsable son las claves”

 

  1. Sobre las baterías, presentan una tendencia a la baja en cuanto a su precio. ¿Considera que seguirá en esta línea?

La investigación y el desarrollo industrial nunca paran, sobre todo cuando hay intereses económicos. Si el mercado sube no hay duda de que la autonomía subirá y el precio bajará. El mejor ejemplo son las baterías de los móviles.

En este año 2017 GM en Estados Unidos está vendiendo su nuevo producto, el Chevrolet Bolt, puro eléctrico con 320 km de autonomía. Sólo en los dos primeros meses del año las ventas alcanzaron las 2.114 unidades. Hace pocos años esta autonomía era solo un sueño.

 

  1. ¿En qué medida el coche eléctrico necesita como fuente electricidad limpia?

Desde AVELE estamos convencidos de que las energías renovables y la movilidad eléctrica, pública o privada, en forma de híbridos enchufables o BEV, son las dos caras de una misma moneda. Una sin la otra se queda coja. Por ello el gigante Tesla motor está apostando para las dos cosas al mismo tiempo. El éxito de su proyecto reside en combinar el autoconsumo a través de fotovoltaica y el vehículo eléctrico. Como he mencionado antes, desde AVELE hace muchos años pensamos que el motor eléctrico en el siglo XXI iba a ser el motor de arranque de la industria y desarrollo de las energías renovables. Por su carácter de producción intermitente (por ejemplo la fotovoltaica produce energía durante el día mientras la energía eólica más durante la noche) las energías renovables necesitan algún tipo de acumuladores en un modo u otro. Entonces, ¿qué mejor alternativa que usar los millones de acumuladores proporcionados por los vehículos eléctricos y cargarlos con las energías limpias y renovables?

 

  1. Las directivas de la UE cada vez son más limitadas para los motores de combustión. ¿Cree que no hay vuelta atrás y que el coche eléctrico se convertirá en una realidad para el mercado?

Indudablemente. Como ya mencioné en EVS27 celebrado en 2013 en Barcelona el coche eléctrico, la tercera generación, por fin ha llegado para quedarse. Al principio del siglo XX los poderes e intereses económicos, por la abundancia del petróleo en ese momento, consiguieron desembarcarlo. Luego en los años 80 nació otro intento, otra vez arrebatado por los mismos lobbies. Poco a poco la consciencia de la ciudadanía está creciendo pidiendo un modelo más sostenible y más coherente con el planeta y con la vida. Sí, efectivamente el coche eléctrico ya es una realidad para el mercado.

 

  1. ¿Qué opina de las plataformas de comunicación digital relacionadas con el material eléctrico, como iElektro?

Desde AVELE nos parece fundamental el papel de los medios de comunicación. Siempre los hemos apoyado, son un vínculo indispensable con la ciudadanía. Como he comentado antes, gracias a ellos los descubrimientos científicos se pueden transmitir al público en general. Desde AVELE agradecemos esta entrevista y os damos la enhorabuena por todo vuestro trabajo.

banner-paginas