La CNMC impone 155.000 euros de multa repartidas entre Endesa, Iberdrola, Gas Natural y Viesgo por sus métodos de contratar gas y electricidad, tras atender las quejas de siete usuarios que denunciaron un cambio de comercializadora sin dar su aprobación ni consentimiento.

La CNMC ha anunciado este jueves que impondrá una multa a las grandes empresas eléctricas españolas —Endesa, Iberdrola, Gas Natural y Viesgo— por, según reza su comunicado, ” formalizar contratos de gas y electricidad sin el consentimiento de varios clientes”. La sanción impuesta por la CNMC asciende a 155.000 euros de forma conjunta y repartida de la siguiente forma: Endesa deberá pagar 100.000 euros correspondientes a cinco multas de 20.000 euros cada una, a Iberdrola se le multa con 30.000, a Gas Natural con 10.000 y a Viesgo con 15.000 euros.

Fuente: timoelectricas.blogspot.com

Según informa la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), “hemos acreditado que no respetaron el procedimiento de contratación y no contaron con el consentimiento de los clientes”. Competencia recomienda “evitar captar clientes mediante venta domiciliaria o contratar por teléfono con consumidores vulnerables y mayores”.

El cambio de comercializadora eléctrica sin que el cliente lo haya consentido, una práctica denunciada en múltiples ocasiones y que suele realizarse en visitas domiciliarias ‘a puerta fría’ y llamadas telefónicas, ha terminado recibiendo una sanción por el órgano que cuida de la competencia en España.

Relacionado:  Legrand ofrece soluciones para el puesto de trabajo

La multa puede ser recurrida por estas empresas en el plazo de dos meses ante la Audiencia Nacional. La multa tiene su origen en las protestas de siete usuarios que denunciaron por los canales oficiales— las oficinas municipales de información y la Comisión— que se les había cambiado de comercializadora sin otorgar su permiso. Las comercializadoras son las compañías que venden el suministro de gas y electricidad al cliente final y actúan de intermediarias con los productores eléctricos que, en estos tres casos, son del mismo grupo.

La CNMC ya publicó en 2015 una serie de recomendaciones para fomentar las buenas prácticas entre los clientes y las comercializadoras de gas y electricidad, cuando se realiza un cambio de suministrador en los contratos de los usuarios. Entre otros aspectos, la CNMC recomienda a las comercializadoras que eviten “la captación de clientes a través de canales de venta domiciliaria y la contratación telefónica”, sobre todo en el caso de consumidores vulnerables y personas mayores. También recuerda que deben identificarse de manera clara ante el consumidor y evitar prácticas o mensajes que generen confusión, entre otros.

Fuente: domoelectra.com