La seguridad siempre es lo primero. En cualquier instalación eléctrica se tienen que tomar precauciones sin importar la inversión o el tiempo que esto conlleve. Por este motivo, para una mayor comodidad de los instaladores, Gaestopas ha lanzado una serie de alfombras de aislamiento eléctrico que no sólo velan por la seguridad sino que, además, son sencillas de colocar.

Las alfombras de Gaestopas aíslan totalmente al profesional del suelo para evitar que, en caso de contacto directo, la corriente eléctrica no atraviese al trabajador. No obstante, la seguridad no es difícil de conseguir; ya que con las alfombras de la compañía vasca no es necesario llevar a cabo ningún tipo de  instalación, sino que basta con pegarlas al suelo.

Alfombras de seguridad

Se trata, en concreto, de unas alfombrillas de caucho con superficies anti-deslizantes en las dos caras que cuentan además con una alta rigidez dieléctrica. Es decir, las alfombras de Gaestopas pueden soportar una alta tensión sin perforarse y sin perder su capacidad aislante. No obstante, Gaestopas ha decidido  adaptarse a las necesidades de los clientes ofreciendo diferentes acabados y medidas de las moquetas que se pueden consultar en la página web.

Las alfombrillas aislantes, además, como muestra de su seguridad, cuentan con la categoría  “C” de aptitud según la normativa IEC 61111, lo que permite que puedan doblarse a temperaturas muy bajas (-40ºC) y que soporten hasta +70ºC. Por su parte, la temperatura de almacenamiento oscila entre los +10 grados y los +21ºC.

Para una mayor comodidad, las alfombras de aislamiento eléctrico cuentan con un  se pueden pedir bolsas de transporte para alfombras individuales. Lo que convierte en rápido y fácil, no sólo la utilización de estas alfombrillas, sino también su transporte.