La compañía estadounidense Tesla y la surcoreana LG Chem se estima que dominen el mercado de baterías de almacenamiento de Estados Unidos, que probablemente alcanzará en 2020 un valor de 50.000 millones de dólares.

Tesla y LG Chem son las dos compañías que en mejor posición están para hacerse con unas participaciones importante en un mercado que crecerá más rápido de lo previsto según las predicciones realizadas por los analistas del banco de inversión Morgan Stanley.

Este banco de inversión afirma que el mercado potencial de almacenamiento en EEUU es de 85 GWh, o alrededor de 30.000 millones de dólares. Pero si los reguladores se avienen y permiten competir en los mercados de energía desregulados, el pronóstico prácticamente se dobla hasta los 140GWh o más de 50.000 millones de dólares.

Fuente: fortune.com

Los analistas predicen que Tesla y LG Chem probablemente se harán con el 30% del mercado cada una, aunque no se descarta que cualquiera de los dos pudiera lograr una participación del 50%.

En el primer caso, depende del éxito de su ‘gigafactoría’; en el caso del segundo, exigiría  su propia estructura de fabricación en EEUU. El mercado de los EEUU, sin embargo, será sólo una fracción del mercado mundial, que los analistas de Morgan Stanley esperan que sea de 7 a 8 veces más grande. Sólo el mercado chino de baterías de almacenamiento se espera que tenga el doble del tamaño que el de EEUU.

Según el informe Almacenamiento de energía: un disruptor minusvalorado, señala que el mercado estadounidense se centrará principalmente en el nivel de las utilities, donde las compañías eléctricas y los desarrolladores podrán apreciar el valor de proporcionar estabilidad a la red, tanto en los servicios auxiliares como para dar respuesta a las variaciones de la oferta y los picos de la demanda.

Relacionado:  Sergio Bastard imparte una master class para los finalistas del concurso Cocinero del Año

Los analistas de Morgan Stanley no ven una gran demanda de baterías de almacenamiento en el mercado residencial debido a la forma en la que las tarifas solares se estructuran en la mayor parte de EEUU, donde los propietarios de sistemas solares residenciales consiguen el mismo precio al por menor para las exportaciones y no tienen ningún incentivo real para almacenar la energía en una batería para utilizarla después de la puesta de sol. Según sus valoraciones, los analistas aseguran “que el almacenamiento de energía será desplegado principalmente por las eléctricas y no por los particulares y las empresas porque los “beneficios colectivos son mucho mayores que el beneficio que percibe un solo cliente”.

En cuanto a Tesla y LG Chem, Morgan Stanley señala que otros competidores tendrán dificultades para igualar las ventajas en tamaño y eficiencia en la fabricación de estos dos jugadores. Los analistas incluso sugieren que cualquiera de las dos podría hacerse con al menos un 10% -y un 30% como máximo- del mercado mundial.

El análisis supone un precio de venta medio del almacenamiento en baterías a partir de 250 dólares KWh, disminuyendo a un ritmo del 5% al año hasta llegar a los 150 dólares KWh en 2027.