Bloomberg New Energy Finance (BNEF), publica una noticia con un gráfico sobre los detalles de cómo el impulso del mercado mundial de coches eléctricos puede afectar al sector petrolero.

De acuerdo con la gráfica facilitada por BNEF,  alrededor de 13 millones de barriles de petróleo al día serán desplazados por los vehículos eléctricos en el 2040, una cantidad que equivale al 14% de la demanda mundial de petróleo en 2016, según los datos de la Agencia de Información de Energía (EIA).

grafico-efecto-ev-en-la-demanda-de-petroleo
Fuente: www.elperiodicodelaenergia.com

Siguiendo la misma línea, BNEF señala que los vehículos eléctricos desplazarán a 1,1 millones de barriles al día en 2025, un registro inferior a lo que pronosticaron el año pasado, cuando vaticinaba que los vehículos eléctricos podrían desplazar la demanda de petróleo en unos 2 millones de barriles diarios en 2023. En ese informe, el analista Tom Randall apuntaba que “una cosa es cierta: cada vez que llega un crash del petróleo, es solo el principio. Cada año que pase, traerá más coches eléctricos a la carretera y una menor demanda de petróleo. Alguien tendrá que quedarse con el barril”.

El coste de la solar también ayuda

BNEF no es el único en pronosticar la próxima crisis del sector del petróleo. Un nuevo informe del Instituto Grantham, el Imperial College de Londres y Carbon Tracker Initiative sugiere que la energía solar y los coches eléctricos se harán con el 10% del mercado de los combustibles fósiles en diez años: el abaratamiento de los coches eléctricos (EV) y de la energía solar podría arrebatar el 10% de la cuota de mercado de los combustibles fósiles del mundo dentro de una década, deteniendo en el año 2020 el crecimiento de la demanda de petróleo y carbón.

Relacionado:  La innovación en sensores, una gran oportunidad para la industria automovilística

En el estudio también se refleja que las grandes empresas de energía del mundo subestiman constantemente la eficacia, la flexibilidad y el abaratamiento del coste de la energía solar fotovoltaica y de  los vehículos eléctricos, “una miopía que socavará su negocio como de costumbre” a medida que se afianza la demanda mundial de energía más limpia.

En el análisis de los recientes descensos de costes de la energía solar, con los módulos abaratándose a niveles récord en 2016, el informe de Carbon Tracker calcula que los combustibles fósiles perderán alrededor de un 10% de su cuota de mercado en favor de la energía fotovoltaica y los coches eléctricos dentro de diez años.

De hecho, entre 2008 y 2013, cinco de las eléctricas más importantes de Europa perdieron más de 100.000 millones de dólares de su valor como consecuencia de un aumento del 8% en la utilización de las energías renovables.

Si la energía solar fotovoltaica puede mantener el ritmo de reducción de costes, la tecnología podría suministrar el 23% de la energía del mundo en 2040, según el informe, y subir hasta el 30% para el 2050. En este escenario, el carbón podría desaparecer por completo, dejando la cuenta del gas natural en tan solo el 1% de la energía mundial.

Para los vehículos eléctricos, las tasas de crecimiento actuales es muy probable que se aceleren, lo que les conducirá a una participación del 35% del mercado de transporte por carretera para el año 2035. Ello supone que el petróleo y el carbón alcanzarán sus máximos en 2020 y verán caer la demanda en  aproximadamente dos millones de barriles de petróleo al día en 2025, y en 16 millones de barriles diarios en 2040.

Fuente: www.politnews.net