Según los datos facilitados por la AFME (Asociación de Fabricantes de Material Eléctrico), en el mercado nacional de material eléctrico disminuyeron las ventas un -1,96% el pasado ejercicio, debido sobre todo a la incertidumbre política que derivó en una fuerte ralentización de la inversión en obra pública, tras dos años de crecimiento, 2014 y 2015, que mostraron incrementos del 6,5% y del 8,15%, respectivamente.

Las predicciones realizadas por la AFME a principios del año 2016, apuntaban a que iba a ser un año de crecimiento para el sector de material eléctrico en el mercado nacional aunque seguramente más moderado que en 2015, debido a los aspectos coyunturales sumados a las incertidumbres que generan la evolución de la economía mundial o la estabilidad política del país.

La Asociación matiza estos ratios decrecientes del sector del material eléctrico, ya que en el año 2015 se registraron “algunos factores coyunturales, como por ejemplo, grandes proyectos de iluminación animados por la celebración de las elecciones municipales, que desaparecieron en 2016”, argumentan. Desde su punto de vista, la incertidumbre política ha provocado “una fuerte ralentización de la actividad de la obra pública durante gran parte del año”, motivo por el cual generó un ligero descenso el año pasado.

En 2017 se podría retornar a la dinámica del crecimiento, “dadas las previsiones positivas de la economía española y la evolución del sector de la construcción”, confiando también que mejoren las inversiones en los proyectos de obra pública, según las estimaciones de AFME.

La Asociación realiza una valoración de las perspectivas para 2017 “con prudencia”, ante la posible evolución de la economía mundial en este ejercicio, incluyendo, entre otros aspectos, el comportamiento del precio del petróleo y las consecuencias de los resultados de elecciones y referéndums, “que en 2016 dieron más de una sorpresa”, como el Brexit y la recién victoria de Donald Trump en Estados Unidos.

Fuente: www.cdecomunicacion.es