Encendemos la televisión o miramos la web y lo primero que aparece es una advertencia: ¡se acerca una ola de frío! La temperatura exterior hace que los calefactores estén últimamente “echando chispas”; tanto, que pueden causar una explosión de la demanda eléctrica.

Por este motivo, para evitar un colapso en el suministro de electricidad, las autoridades francesas han preparado un conjunto de medidas de ahorro energético las próximas semanas, que estarán marcadas por una fuerte bajada de las temperaturas. 

RTE, la empresa pública encargada de controlar la red de tráfico eléctrico ha sido la encargada de proponer estas medidas, ya que teme que a partir del próximo martes la electricidad no llegue a todas las casas.

En Francia la energía atómica es la responsable de generar tres cuartas partes de la electricidad. Este mes de enero, sin embargo, se han registrado unos medios de producción “históricamente bajos”, ya que siete reactores nucleares se encuentran es estado de verificación técnica.

Según los cálculos de RTE, por cada grado de menos en las temperaturas con respecto a la media de la temporada invernal  se consumen  2.400 megavatios, el equivalente al consumo de Marsella y Lyon juntos. Una proporción que asusta, si se tiene en cuenta lo mal que está la oferta este mes, el frío que se aproxima y la previsible gran demanda.

“El protocolo del frío”

Por este motivo, si las previsiones meteorológicas se cumplen la empresa RTE accionará paulatinamente el protocolo de medidas de ahorro. En primer lugar, se enviaría un mensaje a los particulares para que en horas puntas ( de 8 a 13h, y a las 19 horas) moderen el consumo eléctrico. Siendo optimistas,  se espera que con esta advertencia los consumidores ayuden a ahorrar unos 3.000 megavatios.

Si la cosa no funciona como se espera, se pasaría al plan B: interrumpir el suministro de 21 plantas industriales del país durante un tiempo, lo que permitirá ahorrar 1.500 MW. Si el frío llegase a causar problemas aún más graves, se bajaría la tensión de la red eléctrica un 5% para ahorrar  4.000 megavatios sin afectar al consumidor.

En última instancia se cortaría la electricidad  durante más o menos dos horas en diferentes zonas de Francia que irían rotándose.

COMPARTIR