Cuando la iluminación digital, el arte y el comercio se unen se originan obras  como la fachada del edificio parisino Le Verone, que habita a las orillas del río Sena y que mira directamente a los ojos al Stade de France.

Pero vayamos por partes: la iluminación digital es obra, ni más ni menos que de Philips Lighting, mientras que la parte artística viene del artista italiano Pucci De Rossi, que ha diseñado la fachada dinámica del edificio. Y ahora viene la figura comercial de la que se encarga la compañía de e-commerce Vente-privee, dueña del edifico y responsable, al fin y al cabo, de que se haya llevado a cabo esta magnífica fusión entre arte y luz.

Edificio lE vERONE

El edificio Le Verone, restaurado por el arquitecto Jean-Michel Wilmotte, brilla a las afueras de la ciudad gracias a la escultura de luces Led que se instaló a un metro de la fachada principal. Y es que los 87 módulos lumínicos sujetados por brazos metálicos diseñados por los ingenieros Guillaume Lamoureux y Romain Ricciotti dotan al inerte edificio de hormigón de vida y de color.

El edificio que respira colores

Y es que Le Verone se trata de eso, del color. Diferentes tonalidades de luces crean una ilusión de movimiento gracias a los brillantes efectos de las largas y flexibles filamentos Philips Color Kinetics iColor Flex LMX gen2, diseñados dejando de lado las constricciones del tamaño y la forma. Porque lo que pretende esta red artística de luces es, al fin y al cabo, crear espacio. O mejor dicho, llenar el espacio de vida.

Fachada

La estructura flexible compuesta por 1950 bombillas Led  permite crear figuras de luz en dos y tres  dimensiones, permitiendo que el edificio sea visible a gran distancia. Además de la compleja red de luces Philips, el edificio cuenta también con un efecto “wallwashing”, cuyo responsable son los proyectores ColorReach Compact Powercore de D’Enco.Cuenta además con una pantalla de 102 metros cuadrados, la más grande de Europa.

Relacionado:  Navigant Research califica a Philips Lighting como la empresa más influyente para IoT en iluminación

Semejante obra de arte necesitaba un escultor de confianza. Por este motivo,  Philips Lighting escogió a sus socio Flavien Simon, Cites y al especialista de la casa Richard Brousse para que instalasen las luminarias y creasen un esquema dedicado a la programación de escenas de luz.

Luces iColor Flex LMX gen2 de Philips

Pero para que haya vida tiene que haber movimiento se eligieron el software Pharos y el protocolo Kinet para que trabajasen con los nódulos de luz y los proyectores y que éstos  para que cambiasen de color y de intensidad según el escenario que se quisiese mostrar.