¿Truco o trato?

Se dice  que no es aconsejable vender la piel del oso antes de cazarlo. No obstante, Francia ha hecho caso omiso al dicho popular y ha anunciado que en 2023, el país alcanzará un mínimo de 70GW de potencia renovable. Una predicción que nace de la euforia del decreto sobre programación plurianual de la energía (PPE) que el gobierno francés aprobó el mes pasado, fruto del ambicioso plan de la Ministra de Ecología, Desarrollo Sostenible y Energía de Francia, Ségolène Royal.

“Francia pretende alcanzar un mínimo de 70GW de potencia renovable”

Lo ambicioso y peligroso de esta afirmación es que para alcanzar los 76 GW de capacidad instalada de energías renovables ( el máximo establecido), el gobierno tendría que incrementar en un 60% las energías renovables en los próximos 7 años.  Y es que en 2015 únicamente se  producían 44 GW de energía limpia.

¿Solar o eólica?

Para alcanzar los objetivos fijados, Francia ha decidido apostar especialmente por dos tipos de energías, abandonando por el momento la  hidráulica. El papel protagonista de este proyecto,que ya ha dado el pistoletazo de salida, es la energía solar. Se espera instalar como poco 18.200 MW de plantas fotovoltaicas. Algo que supondría triplicar la potencia actual del país.

La otra energía que se potenciará será la energía eólica. Por un lado, las instalaciones terrestres pasarán, o se espera que pasen, de los 10.000MW generados en 2015 a los 21.800 MW en 2023. Por otro lado, la energía eólica offshore también tendrá un rol importante, y es que se espera alcanzar los 3.000MW.

Objetivos de reducción fósil

En realidad, estos datos que están por las nubes, sólo pretenden mostrar una disminución. El objetivo del decreto no es otro  que el de reducir el consumo de energía primaria fósil. En concreto, en comparación con el 2012 se quiere  disminuir en 2023 un 15,8% en consumo de gas natural, un 23,4%  menos de petróleo, y un 37% menos de carbón. En definitiva, se pretende reducir el consumo final de energía no limpia un 12,6% de aquí 7 años.

COMPARTIR