El Ministerio de Industria, Energía y Turismo anunció ayer que el recibo de la luz de una familia media española ha bajado un 15% en lo que va de año, proporcionando un ahorro de 90 euros en relación al año pasado.

Los costes de la energía son bajos y eso se nota en la cesta de la compra. El Instituto Nacional de Estadística (INE) así lo ha señalado: las bajadas de los carburantes y de la electricidad, por ese orden, son los elementos que más han empujado a la baja el Índice de Precios al Consumo (IPC) durante este ejercicio 2016.

Pero mientras en el caso de los carburantes el mercado está liberalizado, en el caso de la electricidad los consumidores domésticos todavía pueden acogerse a una tarifa regulada por el Gobierno, denominada Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), sobre la que el citado Ministerio informó ayer por medio de un comunicado de prensa.

Según sus datos, el recibo de la luz de una familia media acogida al PVPC, con 4,4 kW de potencia contratada y un consumo de unos 3.900 kWh anuales, ya se ha reducido en un monto de 90 euros entre los meses de enero y agosto de este año 2016.

Relacionado:  Primera central termosolar de sales fundidas de China suministra electricidad a red nacional

Gracias a esta bajada, la factura media de este año se situará en niveles de hace más de un quinquenio -los ejercicios 2010 y 2011-, y el Ministerio prevé que siga descendiendo durante los años venideros, a medida que se vaya amortizando la deuda generada en el pasado.