Sólo se ha firmado la construcción de jackets en Galicia La compañía pública ha presentado oferta para que Puerto Real haga la subestación.


El buen resultado del proyecto de energía eólica marina elaborado por Navantia entre Puerto Real y Galicia, el Wikinger, ha llevado a la compañía energética a encomendar un nuevo trabajo a la empresa pública. Según ha anunciado la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) en su página web, se trata de un encargo para el parque llamado East Anglia One, situado en aguas inglesas del Mar del Norte y valorado en 120 millones de euros.

Este contrato, no obstante, solo incluye la construcción de las jackets, los elementos sobre los que se asentarán los molinos, que se realizarán en la factoría gallega de Fene. Pero desde Navantia se espera que la Bahía de Cádiz, al igual que ocurrió con el proyecto Wikinger, también sea beneficiada. De hecho, ha presentado ofertas para que Iberdrola seleccione a la compañía pública para la construcción de la subestación eléctrica y la plataforma que la sujete al fondo marino.

Según la SEPI (de la que depende Navantia), la adjudicación de este proyecto por parte de Iberdrola a Navantia (y también a la empresa Windar) supondrá generar 714 megavatios (MW) de potencia, y se ha convertido “en el mayor proyecto español de la historia en el sector de las renovables”. El acuerdo establece la construcción del sistema de cimentaciones sobre el que reposarán los futuros aerogeneradores de East Anglia One. En concreto, Navantia se encargará, en los astilleros de Fene, de realizar 34 cimentaciones tipo jacket de última generación y Windar, en sus instalaciones de Avilés, construirá sus respectivos pilotes. En el proyecto Wikinger también se hizo de esta manera.

Relacionado:  El Ayuntamiento de Irún consigue hasta un 83% de Eficiencia Energética

El contrato, indicó la Sociedad Estatal, “es uno de los que Iberdrola está licitando para hacer las cimentaciones de este parque eólico marino y ha sido fruto de un competido concurso internacional en el que, junto a Navantia, han participado empresas líderes en el sector”.

Este encargo supone la continuación del ya desarrollado en el último año y medio por estas empresas para el parque eólico Wikinger, mediante el cual Navantia y Windar “realizaron con éxito, tanto en lo relativo a la calidad como a los plazos, la construcción y entrega sobre barco de 29 estructuras tipo jacket y 116 pilotes”. Gracias a esta adjudicación, añadió la SEPI, “Iberdrola va a dar continuidad al empleo de Navantia y Windar en sus respectivas instalaciones, ya que se van a generar, entre marzo de 2017 y junio de 2018, unas 850.000 horas de trabajo, con 600/700 empleos creados de media y picos de ocupación de hasta de 1.300 personas. Además, numerosas empresas locales se verán beneficiadas, como ha ocurrido con el proyecto Wikinger“.