Vivimos en una cultura light en la que el cero es nuestro mejor aliado. Cero azúcares, cero calorías y ahora, el transporte cero. Las ciudades promueven cada vez más los modos de desplazarse que sean cero: que no contaminen y que no hagan ruido. La bicicleta es quizás, el vehículo que encarna mejor este tipo de movilidad ecológica. Por este motivo los gobiernos favorecen la utilización de estos caballos de dos ruedas, que, sin embargo, no siempre circulan por un camino de rosas. 

Y es que teniendo en cuenta que no existe carrocería que proteja al conductor, se puede afirmar que ir en bicicleta puede llegar a ser más peligroso que conducir otro tipo de vehículos. De hecho, según un estudio de la plataforma Ponle Freno, un tercio de los ciclistas han tenido alguna vez un accidente. Sin embargo, ahí no acaba la cosa, sino que este porcentaje aumenta hasta el 45% entre aquellos que la utilizan a diario.

Vodafone Smart Jacket

Por este motivo, Vodafone, junto a la universidad de Delft y la Asociación de Ciclistas Holandeses han desarrollado una tecnología que aumentará la seguridad de los ciclistas, les ofrecerá una mayor comodidad y será, además,  un plus para las nuevas ciudades sostenibles. Esta vez la innovación viene en forma de prenda de vestir, y es que hablamos de la Vodafone Smart Jacket, una chaqueta inteligente que se conecta al móvil a través de un ordenador, y evita de esta manera, que los ciclistas utilicen sus dispositivos mientras pedalean; ya que impide recibir llamadas, una de las principales causas de accidentes.

Pero no se trata sólo de prevenir que los ciclistas cometan infracciones, sino de facilitar la comunicación entre los vehículos motorizados y las bicis.  Y es que a través de una aplicación se puede definir la ruta que se quiere seguir y de esta manera la Vodafone Smart Jacket,a través de un sistema de Leds , indica los movimientos que realizará el ciclista y, lo mejor de todo, también  da las gracias al resto de vehículos cuando facilitan una maniobra.

Schermafbeelding-2016-03-08-om-12.47.11-2

Esta idea está pensada para llevarse a cabo en Ámsterdam, donde según diversas investigaciones el 40% de los ciclistas utilizan los móviles en la carretera. Sin embargo, este proyecto puede, y debería, extenderse al resto de ciudades, para promover un medio de transporte con cero emisiones, y esperemos que en un futuro, con cero peligros.