La Casa Blanca señaló este pasado jueves que se está llevando a cabo un programa federal para el desarrollo de las estaciones de recarga,  con el propósito de incluir a todas las compañías que fabrican vehículos eléctricos y así fomentar la ventas de estos medios de transporte.

El Departamento de Energía emitió un comunicado aclarando que las instalaciones de carga, incluyendo hardware y software, son ahora una tecnología elegible. El programa pretende proporcionar hasta 4.5 billones de dólares en garantías de préstamos para proyectos de energía renovable y eficiencia energética.

El gobierno de Obama también dio a conocer una asociación con cerca de 50 fabricantes (Tesla Motors, General Motors, BMW AG o Daimler AG son algunas de ellas) que se han unido para conseguir más vehículos eléctricos y estaciones de recarga.

El Gobierno se siente satisfecho del número de estaciones de recarga de vehículos eléctricos, que ha aumentado de 500 en 2008 a más de 16.000 en la actualidad. Además, los costes de las baterías eléctricas han bajado más de un 70%.

Relacionado:  Megaman lanza dos novedades Led para iluminación comercial

Sin embargo, no parecen conformarse con esto y Brian Deese, un alto cargo del ejecutivo así se lo hizo saber a la prensa: “Hay mucho más que hacer en este espacio”.

Y razón no le falta, ya que las ventas de vehículos eléctricos en Estados Unidos no ha cumplido con las expectativas generadas a principios de 2015. Desde entonces sólo se han vendido alrededor de 475.000 vehículos, muy por debajo del millón que se esperaba. Mientras, hay cerca de 250 millones de automóviles y camiones en las carreteras estadounidenses.

La Casa Blanca ha hecho hincapié en más de una ocasión para impulsar la ventade vehículos eléctricos, incluyendo un crédito fiscal y convirtiéndolo en un punto de rebaja, pero el Congreso finalmente lo desestimó.

bmw-i3-charging-1

Fuente: Hibridosyelectricos