IBC-PV

La agencia de calificación Moody’s prevé que el precio del megavatio hora (MWh) eléctrico en el mercado ibérico -España y Portugal- se mueva en la horquilla de los 39 a los 44 euros en los próximos cinco años, según las estimaciones sobre el mercado energético que la agencia ha publicado.

Este precio es inferior al último que la agencia calculó en el entorno de los 43 euros por MWh, debido al comportamiento estable que actualmente están teniendo los precios de la energía en la península.

El año pasado el megavatio-hora cerró en estos mercados ligeramente por encima de los 50 euros.

“La disminución del 11 % de los precios en el último año se explica en los limitados cambios en el mercado mayorista, un modesto crecimiento de la demanda y una perspectiva estable de los precios de las materias primas” ha explicado Moody’s en un comunicado sobre el actual contexto ibérico. “Iberdrola y Endesa serán las más afectadas por la reducción de precios ya que una parte importante de su capacidad es hidroeléctrica y nuclear”, apunta. Aún así, el precio español y portugués continuará siendo superior al del mercado europeo.

Relacionado:  Aragón se implica en la movilidad sostenible con su adhesión al proyecto Mobility City

Para el resto de Europa, Moody’s ha previsto un precio medio de entre 20 y 24 euros el MWh en el mercado nórdico y entre 36 y 41 libras (42,9 y 50,1 euros) en el caso británico.

Moody’s explica esta diferencia por “los impuestos energéticos españoles, la modesta interconexión con el resto del continente, la alta proporción de renovables y en el alto coste de los combustibles”.

El informe de la agencia también apunta para Iberia que los pagos por capacidad -que contribuyeron en los últimos cinco años a elevar un 20% el precio de la energía- se reduzcan gradualmente hasta el año 2021. Estos pagos por capacidad compensan a determinadas centrales -fundamentalmente las térmicas de ciclo combinado que han reducido drásticamente sus horas de funcionamiento en los últimos años- por estar disponibles.

Por otra parte, la agencia destaca las reformas energéticas que España y Portugal han puesto en marcha en los últimos dos años y que han permitido reducir costes, “aunque algunos riesgos persisten”, como los derivados de la inestabilidad política en España o el retraso en la reducción del déficit de tarifa portugués.

Fuente: elperiodicodelaenergía