El porcentaje de energías limpias se sitúa por debajo del 40% por primera vez desde 2013, debido, sobre todo, al desplome de la generación hidroeléctrica.

Parecía que España se había apuntado a la moda de ir aumentando progresivamente la aportación de las fuentes renovables a su mix eléctrico.Sin embargo, el año pasado dio un traspié.

A pesar de que en 2015 se registró el primer aumento en el consumo de energía de los últimos seis años (se situó en los 262.931 GWh, un 1,8% más que en 2014) ese crecimiento de la demanda no se cubrió gracias a las fuentes limpias. De hecho mientras que la eólica, la hidráulica, la solar (térmica y fotovoltaica) y el resto de renovables coparon un 42,5 y 42,8% de la generación eléctrica en 2013 y 2014, respectivamente, el año pasado únicamente lograron alcanzar el 39,6%, la primera caída de este porcentaje desde 2011, según el Informe del Sistema Eléctrico Español de Red Eléctrica de España (REE).

Este dato sitúa a España muy lejos de otros países europeos como Islandia (donde alcanza el 100%, según REE), Noruega (97,6%), Croacia (67,1%), Suecia (63,3%) o Dinamarca (61,9%) y nos sitúa, aproximadamente, al nivel de Italia (39,5%), Lituania (35%) o Eslovenia (30,8%).

Eso sí, el 9 de agosto de 2015 en la isla de El Hierro se logró abastecer el 100% de la demanda gracias a la producción renovable. La eólica también se lució y el 21 de noviembre fue capaz de hacer frente en solitario al 70,4% del consumo peninsular. Ambos hitos hicieron que España tocara con los dedos el sueño de un mundo abastecido totalmente por fuentes ‘verdes’.

462284285_nuclear_energy__thinkstock_istock

Desplome hidroeléctrico

El principal culpable de esta situación ha sido el enorme batacazo de la producción hidroeléctrica, que se desplomó un 27,5% respecto a 2014, debido, fundamentalmente, a las escasas precipitaciones. También cayeron, aunque en menor medida, la eólica (aportó un 5,7% menos), la cogeneración (un 3% menos), el grupo denominado otras renovables (que bajó un 2,2%) y la nuclear (un simbólico 0,2% menos).

Relacionado:  ABB mostró en el IoT Solutions World Congress su apuesta por la digitalización industrial

Las fuentes que más sumaron al mix fueron, la energía nuclear y el carbón (cuya aportación creció un 21,9% respecto a 2014).

Las CCAA más renovables

Eso sí, algunas CCAA superaron con creces el porcentaje nacional de generación ‘verde’. Respecto a la clasificación de 2014, Navarra escala del segundo al primer puesto y logra que un 70,7% de su producción provenga de energías renovables. Le siguen Castilla y León (64,43%), La Rioja (anterior número uno, ahora tercero en el ranking con un 64,25%). Galicia (51,7%) y Aragón (51,47%).

En el extremo opuesto, llama la atención el caso de Ceuta y Melilla, cuyo porcentaje de generación ‘limpia’ es 0. Entre las que no apostaron por las renovables destacan , también, Baleares (2,91%), Canarias (8%), País Vasco (13,31%), Asturias (17,26%) y Cantabria (18,03%).

La CCAA con mayor producción hidráulica y eólica fue Castilla y León, acaparando el 25,8% y el 23,03%, respectivamente, de la generación nacional de esas fuentes. En la solar fotovoltaica, despunta Castilla- La Mancha (20,83%) y en la solar térmica, Andalucía (41,49%). Por otra parte, la totalidad de la producción nacional de hidroeólica (9GWh) se concentró en Canarias.

La eólica sigue congelada

En cuanto a la potencia renovable instalada, apenas muestra diferencias respecto a la de 2014. De hecho, sólo sumaron la hidráulica (un 4,6%) y la solar fotovoltaica (un 0,4% más).

La eólica, contrariando la tendencia dominante en el resto del Viejo Continente, sigue sin sumar MW un año más. Eso sí, ocupa el segundo lugar en potencia instalada dentro de la UE y la energía proporcionada por el viento fue la principal aportación renovable al mix eléctrico en 2015.

Fuente: F2e