La Eurocámara debatió el pasado 4 de Julio y votó este miércoles 5 su posición sobre la propuesta de nuevas normas obligatorias sobre el etiquetado de la eficiencia energética de los electrodomésticos. La propuesta contempla simplificar el sistema actual, introduciendo una escala clara de la A a la G para facilitar que los consumidores comparen la eficiencia energética de diferentes aparatos. No deje de ver vídeo que encabeza esta información.

El objetivo es facilitar que los consumidores dispongan de la información necesaria para elegir sus electrodomésticos y reducir su factura energética. Para ello, los eurodiputados reclaman sustituir la escala actual de eficiencia energética en las etiquetas por otra más transparente de la A a la G. Los eurodiputados también piden etiquetas que muestren de manera clara y legible la categoría de eficiencia energética a la que pertenece cada modelo, y su consumo absoluto en  kilovatios-hora a lo largo de un periodo determinado.

Las nuevas normas deberían contribuir a un ahorro energético equivalente al consumo total de energía de las repúblicas bálticas: 200 TWh (teravatios-hora al año en 2030). La Unión Europea pretende mejorar su eficiencia energética en al menos un 27 por ciento con el horizonte puesto en 2030. Reducir la demanda servirá para disminuir las emisiones de CO2 y la dependencia de suministradores energéticos dominantes como Rusia.

Relacionado:  Un total de 35 proyectos renovables con capital privado se pondrán en marcha en Extremadura

Tras la votación FAVORABLE del Parlamento Europeo, los Estados de la UE deberán poner de acuerdo entre ellos, y luego con la Eurocámara.

fa846e_fbb8a60b66ea477687b519c95906b7f7