La vuelta al mundo de día y de noche. El Solar Impulse II NO es el primer avión que utiliza la energía solar para volar, pero es el primero en volar de noche utilizando únicamente la energía almacenada durante el día. En su ruta sin combustible, la  innovadora aeronave solar ha aterrizado en Sevilla durante la noche de San Juan (23 de junio).

solar_impulse_2_avion_energia_solar

La aeronave, que tiene la misión de dar la vuelta al rededor del planeta para promocionar las energías renovables aterrizó recientemente en Sevilla,  la última parada de la etapa 15, una de las más difíciles. Este proyecto  acaba de cruzar el Atlántico Norte,una travesía de 6.300KM, y ha volado ya por Omán, India, Myanmar, China, Japón y Estados Unidos en su intento por demostrar a los gobiernos las ventajas de las energías limpias.

La ciudad andaluza ha sido escogido sólo por razones geográficas y meteorológicas favorables, sino también porque Sevilla ha sido una de las primeras en apostar por los renovables y tiene, además, las primeras torres termosolares de Europa promovidas por Abengoa.

¿La velocidad? Ideal para hacerse un selfie

¿Es rápido un avión impulsado exclusivamente por energía solar? El piloto del Solar Impulse, Bertran Piccard, tiene la respuesta: No. Y la prueba  de que el avión no vuela a gran velocidad, es que Piccard, tuvo tiempo de abrir  sin problemas una ventanilla y sacar un palo  para hacerse un selfie, justo antes de aterrizar en Sevilla.  De hecho, el copiloto, André Borschberg,  que junto a Piccard se ha convertido ya en un hito de la aeronáutica moderna,  ha explicado que durante el aterrizaje la aeronave ha llegado a estar en velocidades cercanas a cero, «parado en el aire como un helicóptero».

2016_04_09_piccard_training_flight_hawaii_solar_impulse_2_gopro_00-100657637-primary.idge

La ruta

El Solar Impulse II alzó el vuelo por primera vez el 9 de marzo de 2015 en Abu Dabi desde donde voló a Omán para continuar desde allí por India, Birmania, China, Japón y Estados Unidos. El 3 de julio del 2015 aterrizó en Hawaii después de cuatro días de vuelo desde Nagoya (Japón). El duro trayecto causó estragos en el proyecto volador, que tuvo que estar  parado casi 300 días para solucionar los problemas técnicos.

1466678049_614291_1466682320_sumario_normal_recorte1

La siguiente etapa, un poco menos intensa fue desde Hawái a San Francisco,  un viaje de poco más de 62 horas. Desde San Francisco y ya en 2016 , el Solar Impulse  tomó rumbo hacia Nueva York desde donde se preparó para su vuelo transoceánico hacia Sevilla. La próxima aventura de este avión solar  tendrá su inicio en la ciudad andaluza; el final, aunque se sabe que  su objetivo es regresar a Abu Dabi, se desconoce el camino que elegirá.