Jaume Alcaide

El proyecto de AGIC (Asociación de Gremis d’Instaladors de Catalunya) nació en 2010 con el objetivo de defender y apoyar a los pequeños y medianos empresarios que forman parte de las asociaciones miembros y los diferentes Gremios de Instaladores que cuentan con más de 100 años de experiencia en el sector. Su actual presidente, el Sr. Jaume Alcaide expone los principales objetivos de la asociación orientados a impulsar las iniciativas de las empresas que lleven a una optimización y una convergencia del sector. 

Lleva ya casi 5 meses en la presidencia de AGIC ¿Cuáles eran sus objetivos iniciales y cómo ve su evolución?

Tanto los objetivos iniciales como la evolución de los mismos vienen marcados por la actividad y las inquietudes de la Junta Directiva de AGIC que, en una Asociación transversal como la nuestra, es el elemento más importante.

AGIC ha elaborado un plan estratégico a 6 años vista con un nuevo modelo de Asociación en el que se han plasmado las estrategias a seguir durante este tiempo para llegar a los siguientes objetivos: Autonomía Financiera, Integración de las 11 Asociaciones pertenecientes a AGIC, Vertebración, Imagen, Comunicación y Mancomunar Servicios, todo ello para llegar a ser Líderes Sectoriales, Institucionales y Tecnológicos. Este camino no será fácil pero la base del éxito está en la confianza que impera entre los miembros de AGIC y en el esfuerzo tenaz que ha conducido siempre nuestra actividad diaria, sobre todo la del equipo humano de la Asociación.

¿Cuáles son los principales problemas e inquietudes de las empresas instaladoras? ¿Cómo apoya AGIC a las empresas instaladoras de Cataluña?

Aunque los diferentes parámetros económicos apuntan a un incremento de la actividad las inquietudes que nos transmiten las empresas instaladoras no acaban de confirmar este mismo parecer. Por una parte, el descenso de licitaciones en obra pública y la imposibilidad de separar los lotes entre obra e instalaciones no traslada demasiada euforia a las grandes empresas instaladoras y por otra, la pequeña y mediana empresa, que son nuestro mayor activo, aún no nos están trasladando datos muy positivos sobre su crecimiento de actividad.

Los principales problemas de las empresas instaladoras están muy relacionados con los escasos márgenes existentes que son fruto de una feroz competencia entre las empresas que han conseguido aguantar la crisis, con el intrusismo por parte de la economía sumergida que está directamente relacionado con nuestra actividad y que además es difícil denunciar y sancionar porqué no existe legalmente y con el incumplimiento de la ley de morosidad por parte de grandes Compañías que afecta a toda la cadena de valor de las empresas instaladoras.

AGIC apoya a las empresas instaladoras con iniciativas que sean tangibles, es decir que las puedan percibir directamente, destinadas a paliar estos problemas citados anteriormente. En relación a la seguridad de las instalaciones eléctricas hemos conseguido, colaborando estrechamente con el Departament de Seguretat Industrial de la Generalitat de Catalunya, el envío de cartas informativas a las Comunidades de Propietarios cuyas instalaciones eléctricas exceden los 100 Kw y son susceptibles de pasar una inspección por parte de las Entidades Colaboradoras para reparar los defectos existentes, por parte de las Empresas Instaladoras, además la Administración también habilitará de nuevo el control sobre el mantenimiento de las mismas que había quedado anulado con la derogación del Decreto 363/2004. También hemos llegado a un acuerdo con “Inspecció de Treball” para que, a través de denuncias anónimas efectuadas por nuestros socios en relación a actividades sumergidas, actúe directamente alguno de los 130 inspectores de los que dispone dicha “Inspecció” destinados a localizar y sancionar este tipo de actividades. Otras iniciativas tangibles de AGIC están dirigidas a potenciar la eficiencia energética y la sostenibilidad de las instalaciones mediante la organización de reuniones informativas y de un acuerdo de colaboración entre la CCAM (Consorci de Comerç, Artesania i Moda de Catalunya), el ICAEN i AGIC dirigido a efectuar gratuitamente diagnosis energéticas en comercios cuyas mejoras se podrán financiar a través de unos créditos accesibles.

¿Ve posible una cohesión total de las diferentes asociaciones de instaladoras de Cataluña? ¿Qué beneficios aportaría esta unión?

Desde un punto de vista objetivo no sólo es posible sino que es necesario. El futuro y la sostenibilidad económica de todos los Gremios de Instaladores existentes en Catalunya está directamente relacionado con ser capaces de unir sinergias, actividades, iniciativas y problemas comunes con el valor añadido de que cada Asociación defiende y representa localmente las inquietudes de cada ámbito geográfico. Nuestro plan estratégico así lo plantea entre las 11 asociaciones integradas a AGIC.

La situación existente actualmente entre las diferentes Asociaciones de Catalunya es incoherente y no define en absoluto el carácter catalán de unión, sensatez y sostenibilidad económica del que siempre nos hemos enorgullecido. Por parte de AGIC mantenemos nuestra posición abierta, constructiva y dialogante para avanzar en la cohesión de Catalunya.

Los beneficios asociados a la unión entre todos los Gremios Catalanes serían múltiples y todos ellos muy positivos, pero para ser breve los podríamos resumir en cuatro palabras: Eficiencia, Coordinación, Coherencia y Éxito.

Actualmente AGIC está centrada en integrar totalmente la comercializadora de gas y electricidad FENIE ENERGIA ¿qué diferencia a FENIE ENERGÍA de las demás comercializadoras? ¿Qué aportación diferencial aporta a las empresas instaladoras?

La mala experiencia vivida por muchas Empresas Instaladoras que han puesto todos sus activos en manos de las grandes Comercializadoras existentes en Catalunya y que han vivido su cierre por decisiones injustificadas y caprichosas de las mismas, nos hace reflexionar sobre si el modelo de relación establecido durante los últimos 15 años es el que realmente crea actividad e interesa a las Empresas Instaladoras y también sobre lo poco que hemos utilizado la fuerza y el poder mediático que nos proporciona el hecho de ser el único vínculo de unión o el instrumento que necesitan las Comercializadoras para relacionarse con los usuarios o intervenir en sus viviendas. La gran diferencia entre las Comercializadoras existentes y FENIE ENERGIA es que esta última es la única comercializadora que pertenece a las Empresas Instaladoras, que a la vez son sus accionistas, es decir que entre la Comercializadora y la Instaladora existe complicidad compartida y no explotación unidireccional.

Además, FENIE ENERGIA es la herramienta para cerrar el círculo de fidelidad entre el Instalador y el Usuario con un nuevo concepto de intercambio basado en la relación de confianza existente entre el Instalador y el Usuario y en la dedicación perseverante del equipo humano que compone FENIE ENERGIA dirigida a garantizar la mejor atención a los usuarios y a los intereses de los mismos. 

Si analizamos la evolución de FE  desde su creación hace 5 años vemos que los números son espectaculares, actualmente es la quinta comercializadora a nivel estatal y la primera en captación de contratos y todo ello se debe a la red comercial que forma parte de la Compañía, es decir es el resultado de una fórmula mágica que consiste en tener 1.750 agentes que venden energía por devoción y no por presión.

Recientemente AGIC ha firmado un convenio de colaboración con Voltimum ¿se prevén nuevos acuerdos con otros portales informativos del sector?

El acuerdo de colaboración con Voltimum será muy beneficioso para ambas partes porqué AGIC ofrece a Voltimum un escaparate de divulgación e información de contenidos técnicos y de interés común y Voltimum será una herramienta eficaz para informar sobre las iniciativas y actividades de AGIC. Compartimos el mismo objetivo que es dar servicios eficientes y prácticos a todo el colectivo de instaladores.

En cuanto a la firma de nuevos acuerdos estamos que permita beneficiar la actividad e información a nuestros asociados.