Ahorro, comodidad y consciencia medioambiental. Tres características que se encarnan en los Car2Go, los nuevos car-sharing de alquiler eléctricos  que han desembarcado recientemente en Madrid.

La contaminación es un tema que preocupa en especial a la alcaldesa madrileña Manuela Carmena, que ya ha cerrado  el tráfico de la ciudad en diversas ocasiones. Pero sin ser esto suficiente, a finales de 2015  empezó a circular por las calles de la capital una flota inicial de 350 coches car2go. Smarts, eléctricos y de alquiler compartido que se pueden aparcar en cualquier sitio dentro de los límites de la M30; porque eso sí, no pueden desplazarse hasta el aeropuerto de Barajas.

Por un módico precio de 0,19 euros el minutos puedes obedecer las órdenes de esta iniciativa privada promovida por una filial de la compañía automovilística Daimler, que circula bajo el lema de “Car2go ¡Súbete y conduce!” .

Garantizar la comodidad es una de las premisas de esta empresa, que cuenta además, con el apoyo del coordinador general del área de Medio Ambiente y Movilidad de Madrid, José Antonio Díaz Lázaro.  Por este motivo,  conducir este nuevo medio transporte urbano es tan fácil como  darse de alta, o en la web de la compañía o en la app, y mostrar una sola vez el carnet de conducir  en la  pop up store o en alguno de los 35 puntos de información que están distribuidos por la ciudad.  Para registrarse se tienen que abonar 19 euros. No obstante,  sólo se realiza el pago una única vez y no existe ningún tipo de cuota ni anual ni mensual.  Además, si se necesita un Car2Go de manera puntual,  se puede alquilar un día entero por 59 euros.

Relacionado:  Los autobuses eléctricos Iziar se integran en el mercado internacional

Sin embargo, como todas las nuevas tecnologías, los Car2Go tienen una limitación, y es que al ser eléctricos, los coches tienen una autonomía de sólo 100 kilómetros. No obstante, pueden usarse en cualquier parte de la ciudad, incluidas las áreas de Prioridad Residencial (APR). Eso sí,  siempre y cuando se aparquen, gratuitamente, en las zonas verdes o azules del centro de la ciudad. No hay estaciones fijas ni de recogida ni de entrega, solo hay que subir, compartir  y conducir.

 

COMPARTIR